jueves, 20 de octubre de 2016

Para los pacientes



"Nosotros no ponemos ninguna carga en ninguna alma, excepto aquello que puede cargar" (Sura Afraf, 42). Pero uno necesita una gran dosis de paciencia... "y ciertamente Allah, está con aquellos que perseveran pacientemente" (Sura Anfal, 66).


lunes, 17 de octubre de 2016

Corazón satisfecho


La tristeza no dura para siempre, ni la felicidad.
Ni ningún estado de pobreza o de lujo.
Si eres dueño de un corazón complacido, satisfecho.
Entonces, tú y el dueño del mundo, son equivalentes.
-Imam Al-Shafi'ee

No sadness lasts forever, nor any felicity
Nor any state of poverty or one of luxury.
If you are the owner of a heart that is content
Then you and the owner of the world are equivalent.
-Imam Al-Shafi'ee


sábado, 15 de octubre de 2016

Pulir el corazón



"One must take a polished heart to God so that He can see Himself in it. 'God does not look at your forms or your deeds but He looks at your hearts'..." -Hz. Rumi, Fihi ma fihi.

jueves, 13 de octubre de 2016

Destino



"Un día un hombre se enfrentó a la muerte, y le dijo:
- Hoy, es tu último día.
El hombre dijo:
- Pero yo no estoy listo.
La muerte dijo:
- Está en mi lista de hoy, su nombre esta en primer lugar.
El hombre dijo:
- Y entonces... antes de irte, ven, vamos a sentarnos a tomar un café juntos.
La muerte dijo:
- Por supuesto.
El hombre, ofreció el café a la muerte. Y lanzó un par de pastillas para dormir en el... 
La muerte bebió y cayó en un sueño profundo...
El hombre, tomó la lista de la muerte para borrar su nombre del primer puesto y colocarlo al final.
Después de despertar, la muerte dijo:
-Hoy me siento muy compasiva. Comenzaré mi trabajo desde el final de la lista.

Las cosas están escritas en el destino. No importa cuanto intentemos o nos esforcemos en cambiarlas, no cambian.

martes, 11 de octubre de 2016

Satisfechos y agradecidos


Tanto los cuervos como los loros fueron creados feos por naturaleza. Loros suplicaron y florecieron. Pero los cuervos quedaron satisfechos y agradecidos con el Creador. Hoy el loro esta en una jaula, mientras que el cuervo es libre...
Todo tiene una sabiduría detrás de cada evento, que tal vez usted no entienda. En ese caso… Nunca le diga a Dios: "¿Por qué?!"


viernes, 7 de octubre de 2016

Sobre las faltas


Usted debe mantenerse silencioso y ser tolerante con el tonto y con el ignorante de la excitabilidad de sus naturales urgencias, de sus bajos instintos y de sus pasiones. 
Pero cuando son culpables de desobedecer a Su Señor, no se puede quedar uno en silencio, porque esta actitud es ilícita. Hablar es una obligación religiosa, no hacerlo es un pecado.. 
Cuando Ud sea capaz de diferenciar lo bueno de lo malo y pueda prohibir lo ilícito e impropio, no debe quedarse corto en impedir estas acciones.

Hz Abdud Qadir al Jilani (qs)


Servicio


La antigua hospitalidad otomana era realmente famosa. Mi abuelo era el Sheikh Halveti de Yambolu, que ahora está en Bulgaria. El hermano del sheikh, mi tío abuelo, un día encontró a un forastero en su puerta y le invitó a pasar a su casa como invitado de Dios.
Mandó que sus sirvientes mataran un cordero y lo asaran para la cena. El invitado se sentó y mi tío abuelo le sirvió la comida. Esta era una costumbre otomana: el propietario mismo debía servir al invitado, incluso si éste era un vagabundo sin dinero. Mi tío abuelo ni siquiera sabía si ese hombre era musulmán, cristiano o judío. No importaba.

Con el magnífico cordero asado delante, el huésped dijo:
“Ah, es maravilloso, pero no se puede comer este cordero así”. El anfitrión replicó: “¿Qué le hace falta?”. “Ah...si tuviera una buena botella de vino”.

Imaginaos: esta era la casa del hermano del sheikh, y en el Islam no sólo está estrictamente prohibido beber, sino que incluso ofrecer bebida es ilícito. Pero mi tío no se opuso. Salió a la calle para buscar vino. Era de noche y tuvo que ir a un pueblo búlgaro cercano. Su ciudad era islámica y allí no podía encontrarse una botella de vino. Montó en su caballo y partió.

Imaginaos ahora: Aquí estaba un turco, un musulmán, el hermano del sheikh, yendo a comprar vino a los búlgaros en mitad e la noche. Este es el valor de un huésped.
Cuando mi tío estaba a punto de salir, el huésped salió a la puerta y le gritó: “¡Y que el vino sea bueno y añejado!”.

Azorado, el anfitrión se fue al pueblo vecino y trajo una botella de vino. Cuando volvió el huésped se había marchado. Pero el cordero había revivido y estaba andando sobre la mesa. El vinagre que contenían unas grandes potas se había convertido en miel espesa e hirviente, rebosando hasta el borde, pero sin derramarse. 
Muzaffer Efendi kif


jueves, 6 de octubre de 2016

Sobre el prejuicio y egoísmo



Estar libre de prejuicios da discernimiento y luz a los ojos, 
en cambio el egoísmo te ciega
y los prejuicios entierran tu conocimiento en una tumba.

La ausencia de prejuicios hace sabio al ignorante;
los prejuicios pervierten al conocimiento. 

Resiste a la tentación y tu visión será clara; 
actúa egoístamente y te volverás ciego y esclavizado.
Masnavi II, 2750-2753 - Hz. Rumi


domingo, 2 de octubre de 2016

Sobre la voluntad de Dios


"Todos los viajeros soportan Su voluntad y los ríos fluyen en el sentido que El les ordena. La vida y la muerte van adonde El quiere. 
Algunos reciben mensajes de pésame y otros felicitaciones. ¡Nadie puede sonreír si El no ha dado la orden!"

"Todos saben que nada ni nadie puede hacer cosa alguna sin la voluntad de Dios. Ni siquiera la hoja del árbol. Y Sus órdenes son muy numerosas y nadie puede contarlas pues ¿quién podría contar las hojas de un árbol? Lo infinito no puede ser delimitado por las palabras. Los decretos de Dios encuentran aceptación entre Sus criaturas. 
Cuando la criatura se somete a la voluntad de Dios, la vida y la muerte le parecen iguales. Su vida no está volcada hacia el lucro, sino hacia Dios. 
Su muerte no es causada por las enfermedades o las pruebas, sino por Dios. Su fe no se dirige a las huríes y al paraíso, sino a Dios. Renuncia a la blasfemia, no por temor al infierno, sino por temor de Dios. 
Eso está en su naturaleza. No es algo que haya adquirido por su esfuerzo o por la práctica del ascetismo. Ríe sólo cuando comprueba que Dios la ha aceptado. Para ella, el destino es una golosina. Si un servidor de Dios es de tal naturaleza, ¿porqué habría de decir: "¡Oh, Dios mío! ¡Cambia mi destino!"" 

Fragmento del Masnavi - Hz. Rumi.